Esta práctica es ideal para los sumisos que ya estén avanzados en el pegging consiste en meter mi mano en tu trasero y estimular tu próstata directamente, tengo mi apartamento discreto,  cómodo muy seguro.

Es aconsejable un buen lavado "enema" y una comida balanceada unas horas antes.